La Lotería Nacional Española

 

Los juegos de lotería en España remontan al siglo XVIII. La lotería Nacional Española nació en 1763 y fue idea de Carlos III que la importó de Italia. Pero los reinados y los tiempos fueron cambiando y la lotería tal y como la conocemos llegó a nuestro país en 1811 por iniciativa de Ciriaco González Carvajal que la implantó para aportar fondos a la Hacienda Pública (que se había quedado en números rojos después de la Guerra de la Independencia) pero “sin que eso tuviese consecuencias para los contribuyentes”. Así, la idea es sencilla: se trata de un “impuesto” voluntario, que solo tienen que pagar (o comprar) quienes lo deseen pero que para incentivar a la compra (y así aumentar el dinero de las arcas del Estado), se regalaría un premio importante de dinero solo a algunas personas. Sería todo un cuestión de suerte y así nadie dejaría de apostar ya que estaría en juego la posibilidad de quedarse millonario de la noche a la mañana.

Desde pronto se empezó a dividir la Lotería Nacional en décimos, billetes y series. El décimo es la “unidad” de lotería, lo que más se compra el España. Un billete de lotería corresponde a 10 décimos del mismo número y de la misma serie. Cada número tiene también una serie que es cada una de las sucesiones de billetes numerados del 00000 hasta el último número que se imprima. Por ejemplo, en la de Navidad se juegan 100.000 números y 160 series de cada número.

Se realizan sorteos de Lotería Nacional semanalmente, los jueves y los sábados. Si te apetece jugar, puedes hacerlo entrando aquí.

Esos son los sorteos ordinarios pero dentro de la Lotería Nacional existen también los sorteos extraordinarios que son realmente los más famosos: la lotería de Navidad y la del Niño. Tienen fama internacional y sus números se puede comprar también por internet y eso hace que personas de todo el mundo no quieran perder la oportunidad de ganar. La probabilidad de ganar el Gordo de lotería es de 1/100.000. Aunque la clave es que en estos sorteos no hay solo el premio principal, sino que hay también muchos premios más pequeños (las conocidas como pedreas) e incluso los reintegros para todos aquellos que compren un décimo cuya terminación coincida con el número con el que acaba la cifra correspondiente al Gordo de Navidad.

La lotería Nacional sigue siendo una importante forma de recaudación del Estado ya que el 70% del dinero recaudado en lotería se transforma en premios pero está establecido por ley que el 30% de los beneficios de este juego van directamente para las arcas del Estado.