Así entrenan la voz los niños de San Ildefonso para cantar el Gordo

Hace un mes, los pequeños protagonistas comenzaron a realizar ejercicios para no fallar en el tono y la musicalidad

El próximo 22 de diciembre, los niños del Colegio de San Ildefonso volverán a centrar todas las miradas de los españoles, deseosos de escuchar la musicalidad de un número que lleve bajo el brazo alguno de los suculentos premios que brinda cada año la Lotería de Navidad. La expectación es máxima y nada o, casi nada, puede fallar.

Hace un mes, los pequeños protagonistas comenzaron a realizar ejercicios de voz, un método ya asentado que, sin embargo, no siempre se llevó a cabo con tanta planificación. «Nosotros sólo ensayábamos la noche anterior al sorteo, que era un momento de un poco de juerga entre todos», confesaba a ABC el año pasado Fernando Vázquez, un ex alumno del colegio San Ildefonso que, además, cantó el Gordo en el año 1954.

«Fue el 53584 y dimos 15 millones de pesetas que cayeron en el Círculo de Bellas Artes, aquí en Madrid», rememoraba entonces Vázquez, quien, además del sorteo del 22 de diciembre, acude con la promoción de cada año a los sorteos de Lotería Nacional de los sábados, que corren a su cargo. A diferencia del de Navidad, en estos no hay que cantar los números ni los premios, pero sirve de entramiento para «actuar delante del público y acostumbrarse».

Menos restricciones

Otra de las cuestiones que ha cambiado con los años es el proceso de selección, menos estricto que antes. «Teníamos que ser hasta parecidos», especificaba Vázquez, al tiempo que desgranaba que también les evaluaban en virtud de «la voz o la estatura». «En total éramos 16 y ahora se hacían tres selecciones de unos 12 o 14», repasaba este experto en Lotería de Navidad.

Al igual que Vázquez, es frecuente ver a grupos de exalumnos del Colegio de San Ildefonso que cantaron el Gordo en su época acudir al Teatro Real para seguir en directo la ilusión de la Lotería de Navidad y revivir la «ilusión» y los «nervios» que pasaron. Uno de ellos, Fernando, cantó el Gordo en 1954, hace hoy 61 años y aún recuerda el número: 53.584. En aquel momento, el premio era de 15 millones de pesetas.

«Hoy me siento un niño. Si alguno se queda afónico, salgo yo a cantar», exclamó antes del sorteo de 2015. «El Gordo es algo «que se recuerda toda la vida», prosiguió. Ese día, Manuel también se acordó del número con el que cantó el Gordo en 1984, el 50.076, que tocó en Valladolid. Ahora, siempre que puede, asiste al Teatro Real para seguir el sorteo en directo, al igual que Isabel, que también cantó el primer premio en 1999.